Caminar hacia el teletransporte

Imagen de teletransfporte en el cien, Star Trek

La primera idea que me vino a la cabeza para solucionar la movilidad en la ciudad de Madrid al leer la convocatoria de proyectos de Madrid Escucha Moverse en la ciudad” fue el teletransporte.

Es verdad que resulta una idea bastante surrealista e irrealizable, pero  se adapta perfectamente a mi personalidad. Soy un tipo bastante vago que prefiere quedarse siempre media horita más en la cama, sacrificando el desayuno, cuando le toca madrugar.

Sin embargo, el teletransporte obviaba desplazarse por varios de los espacios que más me llaman la atención cuando me muevo para llegar a mi lugar de destino:; las zonas de tránsito y los espacios de reunión. Soy capaz de dar rulos que retarden el tiempo de desplazamiento (al old taxista style) si ese trayecto me lleva por calles tranquilas, plazas con vida o atraviesa muros con arte urbano. 

Descarté el teletransporte (aún no tengo bastantes conocimientos de mecánica cuántica) y me puse a pensar en otra idea para mejorar la movilidad de las personas que vivimos en Madrid, sin descartar el carácter innovador y de experimentación. 

Al leer la convocatoria de Madrid Escucha en detalle encontré esa idea futurista, casi de ciencia ficción: caminar.

David Le Breton, en su libro El Elogio de caminar, dice: “caminar es una evasión de la modernidad, una forma de burlarse de ella, de dejarla plantada, un atajo en el ritmo desenfrenado de nuestra vida y un modo de distanciarse, de agudizar los sentidos”. 

Así que creo que caminar hacia los espacios de trabajo que Medialab Prado propone para esta convocatoria  una de las manera más innovadoras de mejorar el tránsito en nuestra ciudad. 

Caminar como empleado municipal o ciudadano, con la mochila de tus experiencias vitales y profesionales, pero sin tu traje de todos los días. Caminar para escuchar y empatizar con personas que se mueven por tu zona de campeo, pero con las que nunca interactúas. Caminar para compartir ideas y estar dispuestos a cambiar las tuyas si implican una mejora colectiva.

Caminar juntos para descubrir porqué hay espacios que no podemos atravesar, caminar para pensar cómo podemos fomentar un uso de transporte que sea más sostenible, caminar para tender puentes entre zonas aisladas.

Imagino estos espacios de trabajo en los que confluyan empleados municipales y ciudadanos como un ecotono, esa franja de interacción entre ecosistemas vecinos donde se concentra una gran riqueza biológica y se genera una mayor energía.

No nos queda otra que caminar para compartir ideas, aunque puedan ser tan surrealistas como el teletransporte. Los grupos inteligentes que habitan los ecotonos son capaces de transformarlas en herramientas útiles para la comunidad.

Alberto Peralta es mentor en el taller Moverse en la ciudad, Madrid Escucha.

 

Tipo de post
Blog
Autor
Laboratorio
Programa
Temas
Etiquetas
#futuro #movilidad