G1000, la cumbre de la participación ciudadana

Ilustración del G1000 Madrid realizada por Enrique Flores

Texto: Eva Rueda

Al menos 700 sillas con brazo-pupitres han tomado el espacio traslúcido en el que reposa la Galería de Cristal del Palacio de Cibeles, en el interior del Ayuntamiento de Madrid. Desde hace unas horas, las sillas vacías se miran unas a otras en 68 perfectos círculos -de diez sillas cada uno- que los operarios han ido organizando esta mañana siguiendo las marcas grises del suelo. El equipo de seguridad revisa con lupa el acceso, los técnicos de luz y sonido abren y cierran trampillas. Pequeños grupos de personas van tomando el espacio y revisando todos los detalles. “¿Ha llegado el material? ¿te refieres a las tarjetas naranjas?“. Una ambulancia está apostada en el acceso a la Galería de Cristal y 30 dinamizadores -todos vestidos de negro- encargados de este proceso de participación no tienen un segundo libre pero las cosas muy claras.

Mañana sábado darán cobijo -las sillas y la Galería de Cristal- a los mil participantes del primer G1000 de Madrid, la cumbre ciudadana de la Participación con mayúsculas. Una cumbre ciudadana que llega desde Bélgica y en el que se han introducido mejoras. Mil personas. Casi nada. Mil vecinas y vecinos de Madrid  elegidos de un modo representativo -con metodología demoscópica- van a reflexionar y debatir sobre la ciudad que quieren y cómo la pueden mejorar. Durante el G1000 vana intentar formular propuestas de manera conjunta que encajen en el proceso de presupuestos participativos de Madrid para el que este año 2017 hay dedicada una partida de 100 millones de euros.

“No tienes que estar de acuerdo para tener una buena charla”. Es una buena reflexión de David Van Reybrouck, uno de los fundadores del G1000 belga para entender que hablando se entiende la gente y que debatiendo se pueden mejorar propuestas y soluciones a problemas cotidianos de una ciudad como Madrid.

Bélgica ostenta el récord mundial de un país sin gobierno ejecutivo que tomara decisiones: estuvieron 541 días sin Gobierno. Hay quienes defienden desde entonces la deliberación como forma de acción política: la democracia deliberativa.

LA GENTE TIENE ALGO QUE DECIR

Este tipo de cumbres G1000 no tiene nada que ver con el G7 ni el G8 ni el G20. G1000 cuestiona el marco de los G de las élites: “mejor un G1000 con 1000 personas que un G7 con presidentes”, es uno de sus lemas. #G1000Madrid tiene que ver con jóvenes y mayores de todas las edades y condición. Los convocados mañana sábado en la cúpula de cristal del Palacio de Cibeles, sede central del Ayuntamiento de Madrid, tienen desde 18 a 42 o a 65 años de edad y proceden o residen en uno de los 21 distritos que conforman la ciudad de Madrid:  de Tetuán a San Blas, de Salamanca a Usera, de Chamberí a Vallecas, los participantes pensarán propuestas conjuntas para toda la ciudad, no para sus distritos.

Un equipo de captación ha recorrido los mercados de Madrid, los polideportivos, centros comerciales, parques, etc, en los que se ha contactado con más de mil personas bajo la premisa de extender la participación a todas las edades, a todos los distritos y a personas de toda condición socioeconómica y cultural. La empresa  de investigación social Imop Insights se ha encargado de la captación de los participantes y de los procesos de indagación demoscópica para localizar a distintos perfiles y a distintos colectivos. Y apuntan que lograr la participación de los mayores ha sido especialmente compleja.

“A las personas no se les saca de una urna, como mucho podemos contactarlas por la calle o a través de una guía de teléfonos. Y aún consiguiendo abordarlas tienen opción de negarse a participar”. Lo decía estos días Yago Bermejo, responsable de Participa LAB en Medialab-Prado, en un artículo publicado en eldiario.es. Los procesos de selección y de dinamización han sido todo un reto. “Estamos abriendo la participación a todos los ciudadanos de Madrid de un modo real, apostando por la pluralidad, la diversidad y la democracia. Y este evento deliberativo es realmente potente y presencial. Mañana mismo, en cuanto acabe esta cumbre las propuestas ciudadanas que salgan de este espacio se subirán a la red”, apostillaba esta misma mañana Yago Bermejo.

Alejandra de Diego, dinamizadora coordinadora de G1000 Madrid y miembro del equipo ParticpaLab, aseguraba que formar parte de este entramado está siendo realmente increíble, tanto por la metodología que hemos tenido que desarrollar para trabajar con mil personas como por las experiencias que vas acumulando. “Uno de los objetivos de la Participación que se cumplen y hacen realidad en esta gran cumbre ciudadana es la combinación de lo digital con lo presencial”, señalaba.

El equipo de seguridad está preparado, los equipos de luz de la Galería de Cristal reforzados, los 30 dinamizadores de #G1000Madrid dispuestos a coordinar y rematar el proceso deliberativo presencial de mañana 4 de marzo.

Mil personas de Madrid que nunca han hecho política van a hacer política en el Ayuntamiento de Madrid que abre sus puertas físicas a la participación política. Esta vez es, además, una participación masiva y presencial. Democracia sigue significando el gobierno del pueblo. David Van Reybrouck decía la semana pasada: “en una época de comunicación e información, la gente tiene algo que decir”.

 

Tipo de post
Blog
Laboratorio
Etiquetas
#democracia #democracia deliberativa