G1000 Madrid, los ciudadanos proponen, debaten y deciden

G1000, primer gran encuentro de democracia deliberativa celebrado en Madrid

¿Quién necesita al G20 cuando se podrían organizar cientos de G1000 Madrid por todo el mundo? se preguntaba ayer un joven en twitter. 

La Galería de Cristal del Palacio de Cibeles, sede del Ayuntamiento de Madrid, se convirtió en la mañana del sábado en un concierto coral entremezclado de preocupaciones y opiniones expresadas en voz alta por los ciudadanos asistentes. En las 50 mesas dispuestas estaban representados vecinos de todas las edades, distritos y condición socioeconómica y cultural. Poco a poco, se fueron conformando en ideas, proyectos y propuestas consensuadas. 

¿Objetivo de esta cumbre ciudadana de participación G100 Madrid?: lograr que los vecin@s de Madrid debatieran y acordaran, de modo colectivo, propuestas para mejorar la ciudad y que encajen en el proceso de presupuestos participativos para el que este año 2017 hay dedicada una partida de 100 millones de euros. 

¿Conclusión del G1000 Madrid?: medio centenar de propuestas sociales, culturales, de urbanismo, ambientales o económicas -exactamente 56- se han subido a Presupuestos Participativos, a las propuestas de escala ciudad, y navegan ya en la web Decide Madrid, la plataforma de Participación Ciudadana, Transparencia y Datos Abiertos del Ayuntamiento de Madrid. Más de medio centenar de propuestas fruto de la “inteligencia colectiva”, tras una intensa jornada de participación, debate y aprendizaje. Los ciudadanos tienen voto y cada vez más voz. 

¿Quien dijo que la democracia tiene que ser aburrida?

Una ciudad que no deja a nadie en la calle 

Juan tiene 28 años y viene de Chamberí y está convenido de que la participación ciudadana sirve para mucho y quiere colaborar. Armando, con 39 años, viene del Retiro y la vivienda es su tema. Diego del Pozo tiene 14 años y nos cuenta esto: “me gusta saber las opiniones de los demás, hay cosas que se puedan hacer mejor”. Mariana, de 68 años y entusiasmada con vivir esta experiencia participativa, quiere proponer un bono cultural para museos, teatros y cines y medidas de transporte nocturno.

“Hoy todos somos Manuela Carmena y estamos intentado acordar medidas concretas en todos los ámbitos de la ciudad” esgrimía a modo explicativo uno de los 30 dinamizadores del G1000 Madrid. “Hay muchas cosas que mejorar en nuestra ciudad, y todas son igual de importantes y de urgentes, pero hay que elegir, priorizar y acordar de modo conjunto cuáles son las que pueden mejorar a Madrid”.

En el grupo 27, un joven lanza esta idea: “¿podemos los ciudadanos alertar cuando hay un problema de limpieza? ¿generar herramientas para que podamos informar? Se podría proponer una app para móviles y que se haga un seguimiento de dicha denuncia”.

Pasamos por el grupo 31. Una ciudad que no deje a nadie en la calle. Una gran frase. David, de 38 años, la ha escrito es su tarjeta. Junto a esta otra: “cesión de espacios -solares, edificios desocupados, parcelas abandonadas- que posibiliten acogida y desarrollo, o ampliación, de las habilidades profesionales de los sin techo”. Luis, de 66 años, amplía la reflexión latente que va circulando de boca en boca entre los presentes. “Hay locales sin uso del ayuntamiento, creo que a veces cuidamos más de los animales que de las propias personas. Me duele ver a gente en un banco durmiendo, y no culpo a nadie en concreto, pero es un tema de concienciación social y deberíamos actuar”.

En el grupo 12 están debatiendo ideas para favorecer el empleo para mujeres mayores de 50 años y actividades para jóvenes. “Lo proponéis vosotros en lugar de Manuela”, escenifica Víctor, uno de los participantes. “Hay muchos jubilados y necesitamos cosas de estas; talleres y actividades”. En el 31-de color amarillo- hablan de  penalizar las viviendas privadas que lleven mucho tiempo cerradas. “Lo primero que hay que diferenciar es la vivienda pública de la privada; tenemos que concretar para que sea más operativo”, precisa Marisa, una de la componentes de este grupo de debate que acabó divido en dos subgrupos: uno de vivienda pública y otro de vivienda privada.

¿Qué cuestión te preocupa de la ciudad? ¿Cómo se te ocurre que se podría abordar? Dos cuestiones a las que los presentes en el G1000 Madrid tuvieron que resolver en grupos circulares de diez. “Ha llegado la hora. No será exactamente nuestro enunciado pero tenemos que unificar las propuestas. ¿Alguien tiene una propuesta parecida? Crear un cuerpo para ir detrás de los que tienen perro; no son nuevos puestos de trabajo pero es que la policía los ve y no los multa” esgrimía Ángel, un tanto indignado.

A las 12 horas acababa la primera fase donde se recogieron las principales preocupaciones de la gente. En la fase dos, se transformaron en propuestas. La construcción colectiva de propuestas. “Vamos a intentar juntar algunas propuestas, algunas son muy genéricas y otras concretas. El problema ya está identificado ¿verdad?”.

56 propuestas G1000 

La página web de Decide Madrid recoge desde el sábado, una a una, las propuestas ciudadanas que salieron de la Galería de Cristal del Palacio de Cibeles. Un espacio que se tiñó de conversaciones cruzadas, reflexiones, dudas, consensos, diferencias y acuerdos. Y de colores temáticos: amarillo derechos sociales y salud, el medio ambiente es verde, naranja para movilidad, morado para cultura, deporte y ocio, rojo es urbanismo, seguridad y emergencias y azul es economía, empleo y hacienda. Siete temas, siete colores. Los propios ciudadanos participantes en este primer #G1000Madrid subieron sus propias propuestas a la web.

La que sigue es una breve relación. Regulación del alquiler de la vivienda para uso turístico. Eliminar los obstáculos arquitectónicos de las aceras. Parkings disuasorios a las afueras de la ciudad para limitar los coches en el centro. Mapa web de espacios singulares -culturales, gastronómicos, ocio- por barrios. Capitán Bici; crear un carril bici circular alrededor de Madrid que conecte parques, servicios públicos y actividades deportivas. Campañas de concienciación al civismo por la convivencia sana. Red de ayuda a personas mayores discapacitadas. Incentivar el alquiler de la vivienda vacía: mediación, impuestos y bolsa de vivienda. Formación remunerada a mayores de 45 años con prácticas en empresa. Limpieza urgente del río Manzanares. Hay más.

Contactados en mercados, polideportivos, centros de salud y parques y elegidos de un modo representativo -con metodología demoscópica- por la empresa de investigación social Imop Insights, mil ciudadanos de Madrid fueron invitados a esta cumbre a gran escala de Participación Ciudadana denominada G1000, una modelo colectivo que nació en Bélgica cuando dicho país estuvo más de 500 días sin gobierno. Los belgas siguen teniendo el récord mundial de país sin Ejecutivo. 

Corría el 2011 y un grupo de pensadores ideó reuniones de ciudadanos elegidos de modo aleatorio para debatir propuestas que derivaran en decisiones. Al estilo de la democracia griega. Se le conoce como democracia deliberativa, un modo de complementar a la democracia representativa que tan solo consiste en votar a un partido político cada cuatro años. 

¿Se puede hacer política sin políticos?. Al menos, una parte sí.

Miguel y José María, coordinadores del Área de Participación del Ayuntamiento de Madrid, recorrían los grupos de trabajo resolviendo dudas, aclarando en qué es competente -y en qué no- el Ayuntamiento de Madrid o detallando fases del proceso. “Está siendo muy interesante ver el cambio de mentalidad, que es el quid de la cuestión: empiezan reclamando y quejándose de algo de la ciudad que no les gusta y evolucionan hacia la fase de pensar una propuesta para su solución”. “Tienen la oportunidad de influir dónde va una parte de los presupuestos y es un proceso en el que lo importante son las ideas concretas colectivas”, aseguran

Visibilizar la importancia de la construcción colectiva de forma que, una vez consensuadas, las propuestas pasan a ser patrimonio común de tod@s es tarea de los dinamizadores. Hasta el día 8 de marzo, todos los empadronados en Madrid pueden hacer propuestas para decidir dónde van los 30 millones de euros, la cantidad reservada de presupuestos participativos para que los ciudadanos decidan mejoras para la ciudad. Los 70 millones de euros restantes son para mejoras para los distritos.

G1000, un experimentao de deliberación colectiva a gran escala

 

Desde niños hasta mayores han pensado y propuesto proyectos para el conjunto de la ciudad. En esta cumbre, jóvenes y niños han tenido su propio espacio y han hablado del Madrid que quieren. Participantes del programa “Si Te Sientes Gato, dirigido a implicar a los más pequeños en los presupuestos participativos, han planteado propuestas como duplicar las papeleras para las calles o crear espacios públicos para que los adolescentes puedan practicar ‘street workout (entrenamiento en la calle), bailar o rapear, entre otros. Los niños, nos cuenta Gabriela, de 9 años, “hemos votado por mayoría pedir que apaguen las luces de la ciudad para ver estrellas”.

El verbo como arma. Ideas para mejorar Madrid. Una ciudad más humana y un futuro decidido en común. La participación no solo es digital. Es también presencial y ha tomado el Ayuntamiento de Madrid.

ParticipaLAB, el laboratorio de la Inteligencia Colectiva para la Democracia de Medialab-Prado, ha organizado, dinamizado y coordinado el G1000 Madrid. Su responsable, Yago Bermejo, destacaba al finalizar la jornada: “ha sido el mayor acontecimiento deliberativo de estas características en España por su diversidad sociodemográfica”. El primero de muchos.

Uno de los voluntarios, también diputado, resumía en este tuit su conclusión personal: He aprendido más hoy en #G1000Madrid de los problemas de los madrileños que en 10 #PlenoAsamblea .

La ciudadanía es la que ha mandado en G1000 Madrid. Un experimento de deliberación colectiva a gran escala que rompe la distancia entre los ciudadanos y la política en un doble camino de ida y vuelta. El primero de muchos.

Tipo de post
Blog
Autor
Laboratorio
Etiquetas
democracia democracia deliberativa democracia participativa