Camila Renè Maggi

Imagen por defecto de usuario

Aquitecta, egresada por la Universidad de Sevilla. Desde los inicios de su carrera, participó activamente en el Fab Lab Sevilla, desarrollando proyectos de diversas herramientas de diseño paramétrico, fabricación digital y desarrollo electrónico a la par que sumaba aprendizajes de trabajo y coordinación de procesos participativos y equipos multidisciplinares. En 2013 funda La Residencia CC donde empieza a desarrollar otras experiencias y proyectos en los que busca continuamente la conexión social con las tecnologías emergentes. Participa en múltiples eventos de producción y ponencias relacionadas con la cultura digital, los cuerpos, el software libre y los comunes. También imparte talleres sobre cultura y diseño libre y herramientas digitales, tanto para edades tempranas como adultas. En 2014 impulsa junto a más personas el proyecto ‘EXando una Mano’ para la fabricación colectiva y en código abierto de una prótesis mioeléctrica de mano para una niña; este proyecto supone un punto de inflexión que da sentido, aúna y lleva a la práctica todo lo que había trabajado en distintos ámbitos. A la par, surge la adhesión junto a los principales agentes culturales de Sevilla, en el proyecto Red Creativa La Carpa para la generación de un Centro de Innovación Cultural, Tecnológica y Social. En 2015 se traslada a Madrid, para continuar con ‘EXando una Mano’ en Medialab-Prado, ahora bajo el nombre de Autofabricantes, formando parte del equipo coordinado por Francisco Díaz. Durante este año, se incorpora al equipo Malaria Spot dentro del Laboratorio de Ingeniería Biomédica de la Universidad Politécnica de Madrid, diseñando un retinógrafo imprimible en 3D para la detección de malaria cerebral en otros contextos geográficos. Destaca su principal experiencia como tutora-docente, en el proyecto Teen Makers de la Asociación Creática, ideando, desarrollando e impartiendo nuevas metodologías de aprendizaje a través de tecnologías emergentes en contextos no normativos en Matadero y en el barrio de San Cristóbal, llevando dos grupos muy heterogéneos de chicos preadolescentes, en distintas situaciones y entornos. En 2016 se incorpora al equipo que idea ‘Experimenta Distrito’ como mediadora cultural urbana del proyecto piloto ‘Villaverde Experimenta’, una iniciativa de Medialab-Prado y el Área de Participación del Ayuntamiento de Madrid que pretende descentralizar y hacer accesibles los laboratorios ciudadanos. Actualmente, sigue trabajando en este campo, conectando comunidades y tecnologías por el bien común.