Re-utilización de residuos cerveceros

pan, alimento, cerveza

En la producción de cervezas, mas del 80% de residuos es bagazo de malta. Es fundamental considerar este residuo como un sub producto, el cual tiene alto potencial en el mercado, ya sea como alimento o como fuente de biogas.

Es de mi interés elaborar un alimento para consumo humano, el cual este desarrollado con bagazo de malta. Teniendo como producto ideal, un snack para acompañar cerveza.

Al ser grandes cantidades de bagazo cerveceros descartadas, encuentro como segundo destino alimento de biodigestores.

Relacionando estos dos puntos anteriores me surge el interés de encontrar el punto de equilibrio entre ambos. Cual es la cantidad destinada al biodigestor, que luego calentaran los hornos que cocinen el potencial snack cervecero.

El proyecto apunta a lograr un prototipo de snack, salado, y detectar sus propiedades.

Si bien el proyecto se centra en la elaboración de un producto determinado, snack salado, este objetivo puede cambiar a otro producto de mayor eficiencia o valor en el mercado, el producto final sera debatido con el equipo de trabajo.

24 colaboradores
11 comentarios

Equipo

Estado del proyecto
Activo
Laboratorio
Valoración conjunta

Timeline

Tras conformar el grupo de trabajo, el pasado sábado 16 de febrero se comenzó con la lluvia de ideas y principio de diseño del producto, observando diferentes posibilidades.

A nivel general, el proyecto consiste en el aprovechamiento de los residuos cerveceros, principalmente el bagazo, para cualquier uso que sea viable y aprovechable.

En un primer lugar, surge la idea de crear un snack que se pueda servir conjuntamente con la propia cerveza, encontrando así una salida comercial directa junto con el producto que genera ese residuo. Sin embargo, pronto se observan nuevas salidas que no se habían tenido en cuenta anteriormente, tales como biodigestores, materiales para telas, etc.

Como un primer comienzo, se decide basarnos en la producción de alimentos, encontrando entonces igualmente salidas y posibilidades diferentes. Tales como: nachos, grisines, barras de cereales, pan, etc. Comienza entonces la búsqueda de recetas.

También se comienza a planificar como se va a desarrollar el proyecto, decidiendo hacer una serie de catas o pruebas entre los participantes y equipo de Medialab para que evalúen diferentes recetas y versiones de cada producto, para definir cuál es el más aceptado y, por tanto, el que más salida tendría.